Portada de "Las ventajas de ser un marginado"

¡Oh, el instituto! ¡Esa maravillosa época que sólo recordamos con cariño cuando ya ha pasado! ¡Esa algarabía de hormonas, dudas, miedos, inseguridades, búsquedas místicas de la propia personalidad y otras humillaciones! ¡Esa inagotable fuente de topicazos para películas americanas de escaso gusto, gran éxito comercial y nulo argumento!

Por un extraño motivo, el paso por la adolescencia y, en la mayor parte de los casos, la educación secundaria ha sido una tradicional fuente de inspiración para autores de diversos géneros, con más o menos acierto. Desde el clásico, “Club de los poetas muertos” a la “saguísima”, madre de todas las sagas adolescentes, “Crepúsculo”, los años de instituto son un tema recurrente en la literatura. Pero, ¿qué pasa cuando tu paso por esa etapa no es el que se espera?¿qué pasa contigo en el instituto cuando eres un marginado?

Estos y otros bonitos temas son los que trata nuestro libro de hoy,“Las ventajas de ser un marginado” (The Perks of being a Wallflower), de Stephen Chbosky, recientemente llevado al cine con gran éxito en el circuito independiente, gracias en gran parte, al trabajo de Emma Watson (sí, sí, la de Harry Potter) y, sobre todo, a Ezra Miller (quien ya hizo un gran papel en “Tenemos que hablar de Kevin”).

Portada de "Las ventajas de ser un marginado"
Portada de “Las ventajas de ser un marginado”, de Stephen Chbosky

“Las ventajas de ser un marginado” es la historia de Charlie, un chico nada común, con el que, sin embargo, es muy fácil sentirse identificado (ya os reconocí hace tiempo que siempre he sido bastante freak), que comienza su primer año en el instituto tras el dramático suicidio de su mejor amigo. Allí, encuentra a Sam y a Patrick, otro par de “bichos raros” que le abrirán las puertas de su particular universo.

Si algo gusta de este libro, es que no se parece en nada a otros libros sobre el instituto, ni sobre la adolescencia. Es cierto que se tocan algunos temas comunes: inseguridades, miedos, círculos sociales (o la carencia de ellos), embarazo no deseado, sexualidad, drogas… Sin embargo, la técnica narrativa, que basa su estructura en una novela epistolar a la que pone voz el protagonista, Charlie, unida a la brutal sinceridad de su sencilla prosa, hace de esta novela algo único, sobrecogedor, dentro de lo trillado de sus lugares comunes.

-Te odio.-Lo dijo de forma distinta a como se lo había dicho a mi padre. A mí me lo decía en serio. Muy en serio.

-Te quiero-fue lo único que pude decir en respuesta.

-Eres un bicho raro, ¿lo sabes? Siempre has sido un bicho raro. Todo el mundo lo dice y lo ha dicho siempre.

– Estoy intentando no serlo.

Como colofón a este bouquet de sensaciones, su impactante final cierra una elipse narrativa (un círculo sería demasiado normal) que puede gustar más o menos, pero que nunca dejará indiferente.

Por Plug In Polly

Be Sociable, Share!

¿Ocioso? Lee otros artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.