La smartphone madness llega a España

La mitad de los españoles tiene uno. Para ser exactos el 49% de los españoles posee un teléfono móvil inteligente. Una cifra que nos sitúa en la cabeza en penetración de estos dispositivos por habitante en el continente en el que más smarphones existen por cada ciudadano.

Así lo ha hecho público el estudio realizado por comScore llamado ‘Connected Europe: How Smartphones and Tablets are Shifting Media Consumption’.

En este informe, España aparece por delante de países como Reino Unido (48’1%), Italia (42.1%), Francia (38.1%) o Alemania (34.2%) en los que la pentración de smartphones por habitante es notablemente inferior a la cifra española.

En números, en España hay nada más y nada menos que 18 millones de terminales móviles inteligentes, según las cifras que maneja la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (AEMETIC).

Curiosamente, a pesar de que la venta de dispositivos móviles alcanzó los 20 millones durante el pasado año, la cifra muestra un ligero retroceso en el porcentaje de ventas respecto al año anterior. La crisis no entiende de avances.

Unos datos que reflejan la situación de un mercado nacional claramente afectado por una crisis económica, a la que acompaña un importante descenso de las subvenciones estatales a las operadoras de telefonía, y de la que sólo parece tirar la irrupción salvaje de los smartphones.

Y es que, del total de los teléfonos móviles vendidos en 2011, la mitad fueron smartphones. Es decir, 9’8 millones de unidades en lo que supuso un 18% más de ventas de estos dispositivos respecto al año anterior. Según fuentes oficiosas, en lo que llevamos de 2012 el porcentaje de venta de teléfonos inteligentes supone ya más de un 60% de todos los teléfonos móviles vendidos.

Dentro de este contexto, y como es de esperar, empiezan a aparecer nuevas tendencias que seguro ya comienzan a perturbar a los etnólogos.

De un tiempo a esta parte no es raro leer o escuchar a mucha gente hablar de adicciones a internet o a las redes sociales, a las que la aparición de los teléfonos con tecnología 3G no ha ayudado mucho.

De hecho, a nadie le es ajena la nueva modalidad de salir por ahí con los amigos en la que en algún momento determinado todos los integrantes del grupo abandonan la vida real para revisar el whatssapp, el correo o los puntos del Comunio y que todavía no sabemos cómo va a evolucionar.

En definitva, una locura que ha llegado a España y que lo ha hecho con mucha más fuerza que en muchos de los países de nuestro entorno y que ya es imparable, tal y como demuestran los datos de penetración de estos dispositivos tecnológicos.

Lejos quedan ya aquellos púbers que en el instituto se pasaban la hora del patio vacilando de nueva carcasa con motivos psicotrópicos para su Nokia 3210. Ahora, todo parece resumido a la cuestión de tener un smartphone o no existir.

Lo último, para los amantes de la telefonía móvil vintage, ha sido crear plataformas y grupos en las redes sociales anti smartphones. ¿Tiene sentido resistirse?

Por Diego Vico

Be Sociable, Share!

¿Ocioso? Lee otros artículos:

1 thought on “La smartphone madness llega a España

  1. +1! ¿No es también España el país de Europa con más iPads? Me suena haber escuchado alguna estadística al respecto, pero no estoy seguro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.