Gente que mola: Pablo Genovés

Como soy una persona polifacética donde las haya, y me gusta el arte más que a los pavos la mierda, hoy quiero hablaros sobre unos de mis artistas favoritos: Pablo Genovés. Espero que la compañera Lareche, de “La foto que te Parió”, sepa disculpar la intrusión, puesto que Pablo Genovés es fotógrafo.

Nacido en Madrid en 1959, e hijo del afamado pintor Juan Genovés, Pablo ha investigado en diferentes campos de las artes, aunque la que más ha trabajado es la fotografía y es además por la que más se le conoce. Yo conocí su trabajo cuando estudiaba fotografía allá por el 2003, cuando mi profesora de Medios Fotográficos nos encargó que hiciéramos un trabajo sobre algún fotógrafo que nos gustara. Yo venía del bachillerato de arte y sólo había raspado la superficie de la historia de la fotografía, así que si me sacabas de Robert  Capa y Man Ray, me perdía inmediatamente cual pingüino en una ferretería, así que le pregunté a la profesora que cuál era su fotógrafo favorito y me dijo que era Pablo Genovés. Poco sospechaba yo que este intento descarado por hacer la pelota me llevaría a descubrir a el que posiblemente sea mi fotógrafo favorito.

 

¿Y qué es lo que hace a este fotógrafo merecedor de la admiración de una tía como yo, entusiasta de las cosas raras? Pues sí, amigos, lo habéis adivinado: sus fotografías son raras.

Pablo es arriesgado, y su obra inquietante. Ha conseguido un interesante diálogo entre técnicas, mezclando fotografía con pintura, a veces con escultura, y sus fotomontajes son evocadores, inquietantes y dinámicos. Se nota que cuando está en ello se obsesiona, puesto que en sus distintas series usa y usa los mismos elementos una y otra vez hasta desgastarlos por completo, a veces transmitiendo sensación de agobio, todo ello utilizando cosas casi siempre cotidianas, pero que una vez transformadas resultan monstruosas. Bueno, eso si le da la vena siniestra; si le da la vena colorista y buenrollera, entonces te encuentras con fotografías luminosas, llenas de vida y que te hacen sonreír al instante. Es un artista que parece reflejar mucho su estado de ánimo en su obra. Esto lo hace no sólo a la hora de elegir los elementos que va a fotografiar/manipular, sino a través de su uso de la luz y el color, los que utiliza a su antojo para conseguir a través de la sinestesia que las imágenes transmitan lo que él quiere.

  

En definitiva, el tío es un fiera. Mi serie favorita, sin duda, es la serie “Sucedáneos”, donde el autor juega mucho con la textura y el color.

Su última serie se llama “Cronología del ruido”, muy interesante.

Os dejo su página web, para que podáis echarle un vistazo. No os arrepentiréis.

 Por Maxine Manchester

Be Sociable, Share!

¿Ocioso? Lee otros artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.